Cómo dar retroalimentación negativa a un compañero de trabajo

Crítica constructiva. Dos pequeñas palabras que pueden causar muchos problemas. No sé cuál es peor: recibir críticas constructivas o repartirlas. En su carrera, es probable que encuentre una gran cantidad de conversaciones difíciles. Y si crees que la crítica constructiva es difícil, espera hasta que solo tengas críticas que transmitir. Nadie espera tener conversaciones difíciles con sus compañeros de trabajo. Bueno, algunas personas lo hacen, pero supongamos que no existen.

Tan tentador como es evitar conversaciones difíciles, la próxima estará aquí antes de que te des cuenta. Por eso, antes de que te acalores, te pongas nervioso o te pongas en el lugar, debes armarte con algunos trucos para tener estas conversaciones de una manera productiva. De esa manera, ambas partes pueden alejarse relativamente indemnes.

1. Enfríe primero

Si el tiempo lo permite, siempre es mejor tomarse un tiempo para enfriarse antes de iniciar una conversación difícil. Para asuntos no urgentes, unas pocas horas o días pueden darle suficiente tiempo para pensar cuidadosamente sobre lo que quiere decir y lo ayuda a evitar que la ira dicte sus elecciones de palabras. La retroalimentación negativa puede ser necesaria inmediatamente después de un error, pero puede alertar a un compañero de trabajo de su error brevemente. Guarde una conversación más profunda sobre el problema para más adelante una vez que haya tenido tiempo de enfriarse. Este período de enfriamiento le da tiempo para evaluar si la conversación es tan necesaria como cree. También le da a la otra parte la oportunidad de recuperar el aliento y componerse.

2. Tiempo y lugar

Un beneficio de tomarse un tiempo para refrescarse es que también tendrá más control sobre cuándo y dónde tiene lugar esta conversación difícil. Dependiendo de la seriedad de la conversación, es posible que desee esperar hasta el final del día. De esa manera, su colega puede irse a casa después para recuperarse. Para asuntos menos urgentes, esperar hasta una reunión o revisión ya programada los hará sentir menos ciegos. No hay nada peor que sentir que te llaman a la oficina del director en el trabajo. Entonces, si el problema puede esperar, hágalo en un terreno de juego más igualitario.

3. Práctica

Los problemas laborales pueden sentirse muy en blanco y negro. A veces lo son, pero a menudo lo que vemos y lo que todos ven varía. La vida en la oficina es más emocional de lo que nos gustaría admitir. Además, no siempre tenemos toda la información pertinente disponible para nosotros. Este combo facilita tener una visión nublada. Ejecutar sus inquietudes y críticas por un colega de confianza (como su gerente) o un amigo puede ayudarlo a encontrar cualquier punto ciego. Si su compañero de práctica nota señales de alerta en su declaración preparada, tómelas en serio.

4. Sé honesto

Sé que se supone que debes iniciar conversaciones con elogios y elogios, pero ¿eso realmente ha quitado el aguijón de una crítica? Casi puede parecer infantilista que te hagan cumplidos solo para suavizar el golpe. La honestidad parece ser la mejor política, así que evite el recubrimiento de azúcar. Ahora es el momento de decir exactamente cómo se siente y expresar cualquier inquietud, para que su colega no quede ciego en el futuro. Ser indeciso no les permitirá comprender completamente dónde están parados. Sé honesto con ellos para que sepan exactamente cómo mejorar y cuáles son los riesgos. No hay necesidad de manejar amenazas, pero no pretendas sentirte casual sobre algo que realmente te molesta. Ofrezca cumplidos adicionales cuando sea apropiado, como cuando envían trabajos para su revisión, para que sus elogios se sientan más sinceros.

5. Escucha

Este paso es vital. Una vez que haya expresado su opinión, es hora de escuchar. No hables Déle a su colega la oportunidad de defenderse y escuchar la verdad antes de ignorar lo que dice como excusa. Puede haber más en la historia de lo que parece. Y lo más importante, pueden tener algunos comentarios negativos que también debes tener en cuenta.

6. Permitir cambio

¿Sabes qué es más decepcionante que recibir comentarios negativos en el trabajo? Recibiéndolo, mejorando, y aún así tu jefe o colega te ven de la misma manera. Todos hemos sentido esa sensación antes, de no poder alejarnos de un error. Entonces, ¿por qué no detener ese ciclo cuando usted es el responsable? Permita que sus compañeros de trabajo crezcan, cambien y corrijan sus errores. Ambos estarán mejor por eso.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply